diumenge, 2 d’octubre de 2011

TENER O NO TENER BLOG, THAT'S THE QUESTION

Hace días debatía con mi amiga @paulapasqual (Periodista y también Community Manager) la necesidad de tener o no tener blog. Cada vez que hablamos de ello, la discusión da para rato, por lo que he decidido volcar aquí algunas de esas reflexiones. Las dos trabajamos como Community Managers para distintos clientes que tienen blog corporativo o que quieren o deberían tener. Además las dos trabajamos en dos empresas que tienen su propio blog, por lo que al final... son muchos blogs.


Aquí van algunas de las reflexiones, partiendo de los tres tipos de blog que hemos estado gestionando:
  1. BLOG PERSONAL (es decir, este blog): ¡Qué difícil es tenerlo al día, y qué difícil es escribir, al menos, un post al mes!. Yo ahora hacía incluso más que no publicaba nada. Pero creo que lo más difícil de todo es no caer en el típico post al que ya estamos harto acostumbrados: "Cinco herramientas para monitorizar una marca", "Las 10 claves para que lean tu blog", "Las mejores aplicaciones para tu fanpage", etcétera. Cierto, algunos de estos artículos sirven y nos interesan, pero la mayoría son más de lo mismo e incluso repeticiones de blogs extranjeros. Al final, y no sé si a vosotros os pasa lo mismo, aburren, y mucho.
  2. BLOG CORPORATIVO: Como Community Managers, una de las tareas que puede que desempeños con asiduidad es la de crear y gestionar el blog corporativo de nuestros clientes. Primero, seguro que deberemos explicarles por qué es necesario que tengan uno si no lo tienen:  para dotar de contenidos de valor relacionados con el sector y convertirse en referentes, en expertos y especialistas; también les diremos, quizás, que hemos estudiado a la competencia y que hemos comprobado que tienen uno desde hace mucho tiempo, muy bueno y con mucho tráfico; que debemos tener una marca profesional consolidada en la Red y una comunidad que hay que cuidar constantemente, por aquello de la reputación digital; que debemos estar bien posicionados en Google; que tenemos que ofrecer algo nuevo y de calidad a los clientes. Pero, ¿quién escribirá esos posts y cuántas veces publicaremos al mes?. ¿Le diremos al presidente de una compañía que escribirán sus empleados?, o mejor aún, ¿seremos nosotros quien escribiremos sobre un sector que a lo mejor no controlamos como expertos? Las respuestas son difíciles y distintas para cada empresa y, por supuesto, para cada sector. Lo que está claro es que necesitamos trabajar en un plan estratégico antes de lanzar un blog corporativo a la Red. Es de vital importancia estudiar si podremos mantener el nivel no sólo durante un mes, y deberemos revisarlo constantemente para incluir cambios y mejorarlo de manera contínua.
  3. EL BLOG DE NUESTRA EMPRESA: Para vender nuestros servicios debemos también tener una web, un blog y, por qué no, una newsltetter con contenidos interesantes para nuestros clientes. Pero, con tantas cosas, ¿es el blog necesario o con la web sería ya suficiente?. En caso de que tengamos uno, ¿cómo será? ¿También un repositorio de noticias del sector?. ¿De trucos y consejos relacionados con el Social Media?.  Quién escribirá los posts, ¿nosotros?, ¿nuestro jefe?, ¿cada mes un compañero?. Pero... no todos escribimos igual, ni tenemos la misma facilidad de redacción, ni la capacidad de buscar temas, de tratarlos adecuadamente... Una opción sería elegir a aquél que tiene las mejores cualidades de redacción pero... eso no sería justo, ¿verdad?
Al final, tener un blog o en este caso tres (o más) se convierte, perdónenme señores, en una LOCURA, en una tortura estresante que, al mismo tiempo reconforta de tal manera cuando haces clic a PUBLICAR que... ¡Ay! Me atrevo a decir que por lo menos en mi caso MERECE MUCHO LA PENA. De momento no sé dar argumentos de peso para no tener blog. Considero que seguro trabajáis con alguno de los tres mencionados arriba, o estáis preparando alguno, por lo que la clave, supongo que está en la constancia, el trabajo duro, la imaginación y sobre todo en intentar ser un poquito diferentes al resto.

Escribir no es fácil, y menos si tenemos en cuenta la cantidad de periodistas, escritores, gurús, bloggeros profesionales y eruditos que lo hacen día a día. Y muchos lo hacen con una facilidad y una calidad espectacular.

Tener o no tener blog, that's the question... 

Algunos blogs de esos que dan rabia (entiéndase en sentido positivo):